Guía de la Costa Brava al detalle: Qué ver y qué hacer


Introducción

Al noreste de Catalunya, donde el mar Mediterráneo besa la frontera francesa, encontramos un rincón bastante peculiar en el que las montañas se bañan en agua salada.

La Costa Brava, hogar de Salvador Dalí, es conocida por el abrupto paisaje marino que le da nombre, los pequeños pueblos que rehúyen de los complejos turísticos del resto de la costa española y, cómo no, una tradición gastronómica nacida en las barcas de pesca.

Pese a que el turismo es bastante estacional (concentrado, obviamente, en los meses de verano), el catálogo de experiencias que ofrece este peculiar rincón de la provincia de Girona, invita a que la visitéis en cualquier momento del año. Y, para ello, desde la Costa Brava con amor, os hemos preparado esta MEGA-GUÍA para que no se os escape nada.

¡Empezamos!

Cómo llegar

Antes de ponernos a descubrir, tendremos que aterrizar. No literalmente, claro.

Aunque hablando de aterrizar, si vas a elegir el avión como medio de transporte, tanto el Aeropuerto de Barcelona como el Aeropuerto de Girona te ofrecen buenas vías de comunicación con la Costa Brava (Aeropuerto a la Costa Brava: ¿volar a Girona (GRO) o Barcelona (BCN)?).

Ambos aeropuertos tienen buena conexión con las estaciones de tren de sus respectivas ciudades y servicios de alquiler de coche a precios más competitivos que en el centro de la ciudad.

Si optas por el transporte público, dirígete a la Estación de Sants o a la Estación de Girona y, desde allí, podrás acercarte a los extremos norte o sur de la Costa Brava. Las líneas de cercanías de RENFE tienen paradas en Portbou, Colera y Llançà si te diriges al norte o a la estación de Blanes si quieres empezar tu recorrido desde el sur.

Desde las estaciones de tren de Girona y Figueres estarás a escasos 100 metros de las dos estaciones de bus más importantes de la Costa Brava. Si quieres descubrir en transporte público los pequeños pueblos por los que no pasa el tren, ellas serán tus mejores aliadas. Los trayectos están operados por diferentes compañías, así que tendrás que buscar cada opción individualmente. Para hacerlo más fácil, nosotros te hemos preparado una guía definitiva para moverte en bus por la Costa Brava.

Y ahora que ya sabes cómo recorrerla de arriba abajo, vamos a echarle un vistazo a dónde podrás descansar por la noche.

Dónde dormir

Algo a destacar de los alojamientos en la Costa Brava es que hay opciones para todos los bolsillos que te permitirán descubrir toda la zona.

Hoteles de lujo, villas en primera línea de mar, pequeños hostales familiares, cámpings y hasta albergues.

Caravanistas, ¡cuidado! En la Costa Brava hay muchos espacios protegidos en los que está prohibido pernoctar, tanto en coche como en caravana. Informaos en cada pueblo sobre qué zonas están autorizadas para ello. Las oficinas de turismo os pueden proporcionar esa información. Acercáos a una. Son profesionales de esto y os echarán un cable con lo que necesitéis.

Dónde comer

No sorprenderemos a nadie si os decimos que la gastronomía en la Costa Brava es... mediterránea. Con una importante presencia de la tradición de pescadores, el producto fresco y de calidad se convierte en claro protagonista de los mejores restaurantes de la zona.

Os hemos preparado nuestras recomendaciones sobre dónde salir de tapas, en qué restaurantes comerás como si estuvieras en una barca de pesca y dónde descubrir arroces que te dejarán boquiabierto.

Y si queréis salir a descubrir por vosotros mismos, la recomendación es sencilla (y de sentido común): huid de los restaurantes con más carteles en francés que en catalán. De nada.

Qué hacer

Qué visitar

Las calas recónditas son el principal atractivo de nuestra zona, lo sabemos. Y por ello os hemos preparado una guía a las mejores calas de aforo reducido, las playas nudistas y dónde pegarte un chapuzón con tu mascota.

Pero eso no es todo. Claro que no. Siguiendo con la naturaleza, tenemos el privilegio de contar con tres Parques Naturales en los escasos 100km de costa: el Cap de Creus, los Aiguamolls de l’Empordà y el Parc Natural del Montgrí, Illes Medes i Baix Ter. Además, al norte, el Paraje Natural de la Albera es un lugar idóneo para los amantes del senderismo. Montaña y mar, todo en uno.

Si os apetece una salida cultural, el Triángulo Daliniano, el museu del Suro de Palafrugell o el Museu de l’Empordà en Figueres serán vuestros aliados. Y, si viajáis en familia, acercáos a mi favorito: El museo del Juguete de Catalunya, en Figueres.

Para los que vengáis con ganas de callejear, estáis en el lugar idóneo. Montones de pueblecillos pintorescos preparados para que os perdáis entre sus callejuelas y descubráis rincones inolvidables.

Consejos y guías

Playas

Y no podíamos acabar esta guía sin hacer un repaso a las playas que no deberías perderte de la Costa Brava. En sus 214 km de costa, encontraréis infinidad de calas preciosas que os permitirán disfrutar de vuestras vacaciones en el mar.

Siguiendo el sendero litoral GR-92, lo que por aquí llamamos “Camí de Ronda”, podréis acceder a las calas menos masificadas para daros un chapuzón de calma cuando más os apetezca. La regla es sencilla y, generalmente, se cumple: cuánto más haya que andar, menos gente encontraréis.

Partiendo del norte, entre Colera y Llançà, la zona de Cap de Ras recoge magníficas calas unifamiliares. Sí, no caben más de 5 toallas. Y no os perdáis la Cala Bramant. Una maravilla de la naturaleza a menos de una hora del centro del pueblo. ¡Y el camino es fácil!

Y si vais a empezar vuestra ruta en el sur, la playa de Sant Pol en S’Agaró (Castell d’Aro), es el punto de partida de otro Camí de Ronda de poco más de 6 km que os llevará a Sa Conca. ¡Una ruta familiar que enamorará a los peques!

E id preparando el tubo y la máscara, que entre estas calas encontraréis lugares ideales para hacer un poco de snorkel. La Cala Guillola de Cadaqués, la Cova de la Sal en L’Escala o la Cala de les Roques Planes de Calonge son solo tres de los lugares idílicos para pegarse un chapuzón observando el fondo marino. ¿A qué esperas para descubrir los demás?